(477) 761 00 00 cmic@cmicgto.com.mx

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

¿Por qué Certificarme?

 

Enfocarse en el cliente. La mayor parte de las normas de calidad hacen hincapié en los aspectos necesarios en un negocio para la satisfacción de sus clientes. En el día a día de la empresa es fácil perder ese foco y quedarse en procesos o aspectos internos que no agregan valor al destinatario final.

 

Competir en el mercado internacional. ¿Cómo se garantiza un cliente de Japón que tu empresa es como dice ser? ¿Cómo tiene un comprador europeo pruebas de que tu actividad tiene en cuenta el medio ambiente? Para acceder a ciertos mercados resulta imprescindible mostrar que se está cumpliendo con estándares de calidad, que pueden ser una exigencia de tus clientes o de su marco legal. Aun si no son obligatorias, algunas certificaciones pueden agregar puntos a tu competitividad. Infórmate antes de embarcarte en procesos desgastantes para los que no estés preparado.

 

Ganar la confianza del mercado como ventaja diferencial. La mermelada sin aditivos, los pollos orgánicos, los juguetes sin tóxicos... no basta con decirlo para que el mercado te crea. La seguridad, calidad o especialidad de tus productos o servicios debe estar bien sustentada más allá de la comunicación. Una certificación garantiza a los consumidores que tu ventaja diferencial tiene bases sólidas y permanentes.

 

Encontrar nuevas oportunidades de negocio. La certificación puede acercarte a nichos o segmentos de consumidores, que eligen sus compras sobre la base de requisitos particulares que solo quedan garantizados a través de una certificación. Los principales rubros están en la industria de alimentos, asegurando materias primas, procesos y modos de manipulación determinado: por ejemplo, para celíacos, Kosher, orgánicos, entre otros. Pero también hay otros certificados, como el "Comercio Justo" o "Fairtrade" que asegura una forma justa de trato y gestión comercial que toda la cadena de valor, no importa la industria de que se trate.

 

segurar la eficacia y eficiencia procesos.La mayoría de las certificaciones tienen un impacto en el interior de las organizaciones, ya que, por un lado obligan a pensar en las mejores formas de alcanzar objetivos antes de certificar, y por otro a actuar de manera previsible luego, basando las decisiones en información cierta. Por otra parte, las auditorías externas regulares que implican la mayoría de las certificaciones alientan a mantener el equipo de trabajo comprometido con el cumplimiento de las normas que se implementaron. Así, las certificaciones resultan para las pymes un paso importante hacia la profesionalización de la gestión.

 

Mejorar la imagen general de la empresa. Las certificaciones de calidad agregan un halo de mejora a todo el negocio en su conjunto. Se percibe en general como valioso el que la empresa se preocupe por dar a conocer su calidad y abra las puertas a mostrar cómo trabaja ante organismos de certificación externa. Y esto resulta aun de mayor impacto ante certificaciones internacionales que aumentan la competitividad del país.

 

¿Tu empresa tiene ya alguna certificación?